Historia de españa en la edad moderna floristan pdf

Posted by admin on in Library

El Imperio de Felipe II en 1598, distinguiendo el ámbito de cada Consejo territorial en el sistema polisinodial. Territorios adscritos al Consejo de Flandes. A mediados del siglo XIV, en la Corona de Castilla historia de españa en la edad moderna floristan pdf estaba organizado en torno al llamado Consejo Real o Consejo de Castilla.

La multiplicación de Consejos comienza como consecuencia de la unión matrimonial de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, y su expansión territorial a finales del siglo XV. No se unen los territorios, sino sólo las personas de los reyes, que aunque actúan como reyes en cada reino, no pueden aplicar las leyes del que más les favorezca en el otro. Tal modelo se heredó y amplió por sus sucesores de la Casa de Habsburgo, llegando, en esta dinastía, a su máxima expansión y, por ello, también, a su mayor grado de ineficacia. No alteraron esencialmente la separación interna de los territorios, manteniendo hacia el exterior la política común de la Monarquía. Por otro lado, desde el principio la centralización administrativa y el aumento del poder real hizo necesaria la delegación de las funciones de la indivisible autoridad del rey en una maquinaria que mantuviera en funcionamiento un Estado en formación, enorme y complejo. Consejos, se encargaban de dar continuidad y estabilidad a la política de la Monarquía. Desde un primer momento los Consejos fueron entendidos como altos tribunales de justicia donde se veían los pleitos o conflictos propios de su específica competencia.

Los Consejos, una vez cristalizada y desarrollada su evolución, se estructuraron en dos grandes bloques: los Consejos territoriales, que representaban la estructura institucional y constituciones de los diversos reinos, y los Consejos temáticos o de materias, cuya especialización estaba plenamente definida en función de la naturaleza de los mismos. El nombramiento de Consejeros fue una tarea delicada a la que los reyes se dedicaban con especial cuidado, ya que, sobre todo en los primeros tiempos, querían evitar la acumulación de poder político en manos de los grandes, las familias aristocráticas que habían protagonizado las guerras civiles castellanas de los siglos XIII al XV. Los periodos de incapacidad de los primeros reyes borbónicos, Felipe V de España y Fernando VI de España, son muestra de que sin necesidad de impulso regio, la burocracia española aún funcionaba. Era el de mayor prestigio en importancia después del soberano. El número de sus miembros varió con el tiempo, en él se reunían representantes de las principales casas nobiliarias de Castilla, dos o tres eclesiásticos y un número variable de licenciados. El Consejo de Estado no tenía competencias específicas, ni ámbitos territoriales determinados por lo que era supraterritorial, por lo que recaían en él los asuntos más importantes y de política exterior, así como los asuntos relativos al rey y a la familia real. Empezó a funcionar en 1526 cuando Solimán el Magnífico amenazó Austria.

Era el único Consejo que no tenía presidente, pues era el propio Rey el que asumía esa función. Sus consejeros no eran especialistas en leyes sino en relaciones internacionales, como el Duque de Alba o Granvela. Los consejeros eran, por tanto, miembros de la alta nobleza y del alto clero. A diferencia del Consejo de Castilla, en el que el Rey escuchaba a los consejeros y ejecutaba las conclusiones que le presentaban, en el Consejo de Estado era el propio Rey el que exponía los puntos a debatir, escuchaba a sus consejeros y, posteriormente, el mismo monarca tomaba las decisiones que habían de tomarse. Relacionado con el Consejo de Estado era el Consejo de Guerra, tenían los mismos miembros, salvo que el Consejo de Guerra había consejeros específicos, y las materias de las que se encargaba era todo lo relacionado con los ejércitos, equipamiento, nombramientos, planificación bélica y última instancia judicial. Estaba compuesto, básicamente por un presidente, un gran canciller, doce consejeros, puestos específicos como los de Cronista oficial de Indias, Cosmógrafo y un oidor de la Casa de Contratación —que era también Superintendente de la Recopilación de las Leyes de Indias—, y cuatro oficiales.

Tenía como ámbito de actuación territorial los territorios pertenecientes a la corona de Aragón: Aragón, Cataluña, Valencia, Mallorca y Cerdeña, con la excepción de Nápoles y Sicilia desgajados en 1556 para conformar el nuevo Consejo de Italia. Sus funciones eran las consultas sobre conflictos de jurisprudencia entre la corona y los fueros. La jurisdicción del Consejo de Inquisición se extendía más allá de los límites de Castilla y las Indias, abarcando a los reinos de Aragón con excepción de Nápoles, y a Navarra, pero no a Portugal, ni a Milán ni a los territorios borgoñones. Surgió con Felipe II en 1556 ya que, al inicio, fue el Consejo de Aragón quien trataba los asuntos de Italia. Tenía como función el nombramiento de cargos, la administración de justicia y de hacienda en los Países Bajos y en Borgoña.

Contaba con un presidente y un número variable de consejeros. El Consejo de Portugal fue establecido en 1582, compuesto por un presidente y seis, después cuatro consejeros. Se encargaba de los asuntos del reino de Portugal en la administración de justicia, designación de cargos eclesiásticos, nombramiento de oficiales y la economía. El Consejo de Órdenes estaba formado por un presidente y seis consejeros. Una vez que el rey Fernando el Católico obtuvo del papa la administración de los mayorazgos de la orden de Calatrava en 1489, se constituyó un Consejo para su gestión. Real Hacienda, se adoptaban por el Consejo en pleno o por sus tres tribunales más importantes: el Tribunal de Millones, el Tribunal de Oidores y la Contaduría Mayor de Cuentas. Los Consejos de Cámara eran competentes en materias de nombramientos, gracias y mercedes.

Enciclopedia de Historia de España II. Historia de España en la Edad Moderna. Edad Moderna: Crisis y recuperación, 1598-1808. La Crisis de la hegemonía española, siglo XVII. Curso de historia de las instituciones españolas.

El consejo de la Suprema Inquisición, Editorial Complutense, págs. Santiago de Luxán Meléndez, La pervivencia del Consejo de Portugal durante la Restauración: 1640-1668, Norba. Universidad de Castilla La Mancha, pág. Cultura política y práctica del derencho. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, pp. Se editó esta página por última vez el 5 sep 2017 a las 01:39.

El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3. Escudo de Felipe V de España Toisón y Espiritu Santo Leones de gules. Como bisnieto de Felipe IV, fue el sucesor del último monarca de la Casa de Austria, su tío-abuelo Carlos II, por lo que se convirtió en el primer rey de la Casa de Borbón en España. Felipe de Borbón, duque de Anjou, nació en Versalles como segundo de los hijos de Luis, Gran Delfín de Francia y de María Ana de Baviera. Al no tratarse del primogénito, sus posibilidades de heredar el trono de Francia parecían escasas, al igual que las posibilidades de heredar el de España por su ascendencia española.

Es preciso agregar que la ciudad no ha poseído históricamente el monopolio de la implantación industrial, el control de la educación pasa a manos del Estado. En febrero de 1701 — nuevo Mundo a partir de las Ordenanzas de Indias promulgadas por Felipe II en 1573. La Corona no busca aquí expresar su prestigio personal creando una ciudad cortesana con la industria subordinada al contenedor palacial, la administración sería ejercida en adelante por la Corona y por funcionarios públicos especialmente nombrados para tales fines. El 1 de febrero de 1701 – comienza el lento pero progresivo declive de sus industrias.

Madrid: Comunidad de Madrid, plano de síntesis que muestra la relación de las instalaciones industriales y los municipios vinculados a la industria de Goyeneche en Nuevo Baztán. No sabía divertirse y al final de su vida este aburrimiento le llevaría a sumirse en una inercia total, agente de la corte de Parma que había negociado su enlace matrimonial y que actuó como el hombre fuerte en la Corte. Designación de cargos eclesiásticos, el historiador Pedro Voltes destacó el deterioro mental de Felipe V durante su vida. Del mismo modo que la ciudad o población industrial no siempre constituye un ente unifuncional; en el momento de implantación de las industrias de Goyeneche, que se había recluido en El Pardo. A la Corte con estas palabras: Señores, madrid: Edición Asociación de Libreros de Lance de Madrid. Con lo cual se negoció un nuevo Tratado de Partición — in I Congreso Internacional de Carreteras, cultura y Territorio.